La inquietud de muchos padres es saber si sus hijos se llevarán bien en la empresa; la respuesta, irónicamente, dependerá de la forma en que los padres les han educado. El vínculo entre hermanos es más duradero que cualquier otro lazo familiar. Los hermanos forman parte de nuestra vida (y no podemos hacer nada al respecto), mucho antes de que conozcamos a nuestros cónyuges, y la mayoría de ellos sobreviven a los padres.

Por eso, resulta sorprendente y a la vez gratificante ver cómo personas que han estado juntas toda su vida -y creían saberlo todo acerca del otro- descubren que en realidad no se conocen como adultos hasta que se produce una crisis.

Como dicen algunos expertos, nuestra posición en la “línea de hermanos” o nuestro orden de nacimiento pueden ser factores decisivos en la constitución de nuestra personalidad. Los hermanos mayores son los más proclives a convertirse en alumnos ejemplares, los medianos tienden a desarrollar métodos creativos de negociación y a convertirse en mediadores y los pequeños, que siempre han tenido un público, pueden convertirse en escandalosas imitaciones de toda la familia.

Las diferencias entre hermanos pueden ser una fuente de rencor permanente y traen consigo una enorme carga emotiva. Cuando los hermanos se incorporan al negocio, sus rivalidades pueden entrar en erupción (rememorando viejas rencillas). La fuerza de los lazos entre hermanos puede aportar estabilidad al negocio pero un enfrentamiento entre ellos también puede acabar con la empresa.

Nos interesa aportar experiencia y conocimientos en el tratamiento de estos temas en la Pymes de Familia. 

Puede escribirnos a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 Teléfono: (011) 4256-1755 
 Email: info@kayros.com.ar
 Web: www.kayros.com.ar

Calle 140, 1150. Berazategui, Buenos Aires, Argentina